UB Conquense

Unión Balompédica

La historia de nuestra balompédica

Poquito a poco, con humildad, sin hacer ruido, la Unión Balompédica Conquense ha cumplido 70 años. Una efemérides de la que se pueden sentir orgullosos los Apolonio Pérez, Vicente García, Juanito Escamilla, Jesús Rodríguez “El Gordo”, Antonio Murga, José Hervás y quienes les acompañaron en la puesta en marcha del Club balompédico, allá donde Dios quiera que estén. Lo pusieron en marcha con todas las precariedades del mundo, sobre todo dinerarias, claro. Pero lo sacaron adelante y este año cumplirá su septuagésimo primer aniversario, que para una ciudad como Cuenca tan timorata, pusilánime , conformista y pobre es una barbaridad. La Unión Balompédica Conquense no vamos a decir que es la institución privada más longeva de cuantas existen en la capital, pero sí que sin temor a equivocarnos podemos decir que se encuentra entre las tres más veteranas, lo que tiene un mérito indescriptible, digno de loa y alabanza.
En estos 70 años, muchas han sido las vicisitudes por las que ha atravesado el Club. Ha vivido épocas malas (la mayoría), muy malas, regulares, buenas (las menos) y hasta una muy buena, excelente, brillante, que perdura en el recuerdo de la afición balompédica.

Por Antonio de Conca

Alineación de los tiempos históricos: Alcarria; Miralles, Eusebio, Melero, Taravilla y Zamora, de pie; González, Caquito, Mundo, Real y Jaime, agachados.

Los inicios

De todas ellas, la época más emotiva es sin duda la época inicial, la de los tiempos heroicos, en la que el Conquense empezó a competir, durando hasta la campaña 59-60. Son los años primero de Cabrera, Floro, Flecha, Picazo, Bermejo, Florenza, Cerrada, Aguilar, Bertholet, Ceferino. Olvido, Azcona… y luego de toda la pléyade de jugadores nacidos y criados en Cuenca, que se dejaban la piel y el alma en los partidos, tales los casos de los hermanos Taravilla (Mariano y Luis) , Nene, Caquito, Miralles, Mundo, Melero, Alcarria, Eliseo, César, Sarria, Zamora, Titín, Jaime… Una etapa sencillamente entrañable.

Ángel Perez,
12 temporadas como
Presidente de la Balompédica

Temporada 97-98

Cuando Ángel Pérez se hizo cargo del primer equipo conquense, en la temporada 97-98, éste había estado a punto de desaparecer por las deudas acumuladas tras unas campañas nefastas anteriores (93-94, 94-95 y 95-96) que Rafael Mariana, echándole valor e imaginación, logró evitar a duras penas, dejándole el panorama algo más despejado al citado Ángel Pérez, bajo cuya égida, el Conquense vivió su etapa más boyante, más ilusionante y más prestigiosa, representando a Cuenca por toda la geografía nacional con la máxima dignidad, todo lo cual fue posible gracias a unas plantillas de indiscutible calidad que construyó Miguel Zurro, en las que destacan jugadores como Beñat, Mikel Rico, López Garai, Barber y muchos más que después llegaron a jugar en las máximas categorías del fútbol español.

La Fuensanta en la temporada 69/70
con la grada a rebosar.

Transición a época moderna

A lo largo de su dilatada historia, el Conquense ha estado en Segunda Regional, Primera Regional, Primera Preferente, Tercera División y Segunda B. El equipo estuvo en Segunda Regional dos temporadas (69-70 y 70-71) y, curiosamente, cuando estuvo en las catacumbas del fútbol regional, es decir, en lo más bajo, fue cuando la afición disfrutó de lo lindo.
En la campaña 70-71 la vieja Fuensanta de aquella época, con campo de tierra, se llenaba todos los domingos para asistir a auténticos festivales goleadores de los jugadores blanquinegros, con resultados históricos, 10-1 al Torrijos, 8-0 al Hogar Alcarreño, y varios en los que se llegó a la media docena. Bajo la dirección de Enrique Montes Bodi, el equipo iba sobrado en la categoría, con futbolistas de la talla de Puértolas, Pablo Rubio, Juan Antonio, Daniel Gil, Abarca, Ardanaz, Garrido, Molina… una constelación de estrellas de la categoría que sumó la escandalosa cifra de 121 goles. Naturalmente, ese año se subió a Primera Regional…

El capítulo más negro

La falta de dinero propició, también, el capítulo más negro de la historia del Club, cuando en la temporada 87-88, Ángel Jaraiz y sus jugadores dejaron tirado al equipo en la jornada 31, pretextando la deuda de unos meses que el Club no les había pagado. La jugada del entrenador y sus jugadores fue maquiavélica y perfectamente estudiada. El equipo estaba disfrutando de su primera temporada en Segunda B y lo estaba haciendo muy bien. Pero si Jaraiz y sus jugadores se marchaban en masa, en el resto del campeonato había que recurrir a los juveniles, los cuales no fueron capaces –era lo lógico, dada la abismal diferencia entre unos jugadores bisoños, carentes de experiencia y los profesionales del resto de equipos – de sumar ni un solo punto (que era el que se necesitaba para mantener la categoría), con lo cual se volvió a Tercera División. Jaraiz y sus profesionales obraron de mala fe, como lo demuestra el hecho de que después se les garantizó por activa y por pasiva que cobrarían, pero se negaron rotundamente a dar marcha tras, condenando al equipo al descenso, pues ya habían echado sus cuentas y sabían que si en las siete jornadas que restaban para terminar la competición, los juveniles no eran capaces de conseguir un solo punto, el Conquense descendería. Lo dicho, el capítulo más negro de toda la historia blanquinegra.

El capítulo más brillante

El equipo ha estado en Segunda B, una categoría preciosa en la que militan algunos equipos históricos del futbol español, 16 temporadas, casi todas ellas en el mandato de Ángel Pérez, que en la temporada 2004-2005 estuvo a punto de ascender el equipo a Segunda División lo que hubiera constituido un hito en la historia del Club. En el partido decisivo de la Fase de Ascenso, el Conquense estuvo a punto de darle la vuelta al 0-2 que el Castilla se llevó de La Fuensanta.
Ante 70.000 espectadores, en un Bernabéu que presentaba un aspecto impresionante en una mañana deliciosamente primaveral, el cuadro de Zurro se adelantó con un 0-1 y posteriormente con un 0-2 que igualaba la eliminatoria, pero que el árbitro asturiano Espiñeira invalidó por un supuesto fuera de juego. El presidente, el entrenador, los jugadores y los miles de conquenses que acudieron a la cita se tuvieron que conformar con el triunfo del equipo (0-1) y con el descomunal partido que hizo la Balompédica, pero sin ascenso. Tras ese 0-2 de La Fuensanta, todo estaba preparado ya para que ascendiera el Castilla…
Tras la marcha de Ángel Pérez volvieron las penurias económicas. Los gastos que acarrea un equipo de fútbol en categoría nacional son incontables: fichas, sueldos, árbitros, viajes, equipaciones… y es muy difícil conseguir que los ingresos lleguen a equipararse con los gastos, pero Carlos Lacort, la temporada que presidió el Club y posteriormente Jesús Fernández lograron salir adelante y el dinámico actual presidente, Luis San Juan, parece que tiene las ideas claras y en sus primeros escarceos al frente de una Directiva joven, parece que le acompaña el acierto.

Presidentes

En estos 71 años de vida, el Club ha tenido 30 presidentes, quienes con mayor o menor fortuna se dejaron parte de sus vidas (y de su dinero) en la gestión del mismo, algo que nunca ha sido ni es suficientemente reconocido y agradecido.
Ángel Pérez Saiz, con 12 temporadas ha sido el más longevo ocupando el sillón presidencial. La relación de todos ellos, por orden cronológico, es ésta:

Jesús Moya (2 temporadas)
Cayo Conversa (3)
Cesáreo Pardo (1)
Juan Arquero (1)
Julio García López (2)
Jesús Carrillo (1)
José Medina Medina (2)
Pedro Rojo Alzoriz (1)
Carlos Gimeno Guerrero (3)
Bienvenido Martínez Navarro (1)
Amadeo Villar Garrote (1)

José Bou Cortés (1)
Arturo Escutia Vicente (2)
Rafael Araque Pérez (3)
Julián García Montero (2 y otra incompleta)
Federico Saiz Fernández-Cabrera
(2, una completa y dos incompletas)
Antonio Hernaiz Torrecilla
(1 y otra incompleta)
José López Martínez
(8 y otra incompleta)
Balbino Noeda Sansegundo
(3 y otra incompleta)

José Antonio Águila Barragán (media)
Gregorio Garrido Carralero (1)
Juan Ramírez de la Fuente (3)
Rafael Romero Uribes (media)
Carlos Zamorano (media)
Julio Fernández Aparicio (1 y otra incompleta)
Rafael Mariana (1 y otra incompleta)
Ángel Pérez (12)
Carlos Lacort (1)
JesúsFernándezRuiz (6)
Luis San Juan Medina
(de momento, una temporada)

Entrenadores

El capítulo de entrenadores es algo más amplio, pues el Conquense ha tenido media centena de ellos (48 exactamente), entre los cuales, como ocurre con los presidentes, algunos tuvieron un paso fugaz por el equipo y otros que triunfaron y por eso estuvieron más tiempo en el banquillo balompédico. López Sendino ha sido el que más tiempo ha diriguido el banquillo blanquinegro, durante cinco temporadas completas y media de una sexta, números a los que no llegó nadie. Esta es la relación:

Enrique Montes
“El Talismán”

Jaime López Sendino, que estuvo en la temporada 89-90 y luego desde la 95-96 hasta mediada la 99-00
Ángel Rodríguez Torres que estuvo 4 temporada y media, desde la 77-78 hasta mediada la 81-82
Ángel Jaraiz, que casi estuvo cinco campañas, desde la 83-84 hasta la 87-88 Enrique Montes en tres ocasiones no consecutivas, la 70-71, la 72-73, la 82-83 y unos partidos de la 71-72
Miguel Zurro que ha estado tres campañas seguidas, desde la 02-03 a la 04-05 y luego dos trozos de la 05-06 y de la 10-11, y
Cazalilla, que ha estado tres, desde la 06-07 hasta la 08-09, y unas pocas jornadas en la 14-15
López Sendino, pues, ha sido el que más tiempo ha sido el propietario del banquillo blanquinegro durante cinco temporadas completas y media de una sexta, números a los que no llegó nadie.

Joaquín Caparrós

Miguel Zurro

Con dos temporadas estuvieron :

Floro (51-52 y 52-53)
Campóo (54-55 y 60-61)
Clemente (55-56 y 56-57 y unas pocas jornadas de la 57-58 y otras 15 de la 58- 59)
Olmedo (61-62 y 62-63)
Maside (64-65 y 65-66) Vílchez (66-67 y 67-68)
Perales (90-91 y 91-92 y un poco tiempo de la 87-88, de la 93-94 y de la 94-95, siendo sustituido en esta última por Rafa Langreo), y
Fabregat (12-13, 13-14 y unas jornadas de la 14-15)
Con una estuvieron Florenza (48-49), Luisito Aguilar (50-51), Zamorano (63-64), Evaristo (68-69), Mundo y Jaime Pinar conjuntamente (69-70), Güemes (73-74). Herminio Mielgo (74-75), Ángel Domingo (76-77 y desde la jornada 27 de la 75- 76), Ernesto Burgos (88-89), Joaquín Caparrós (92-93), José Luis Sepúlveda (01- 02) y Eloy Jiménez (09-10).
Algunos ni siquiera llegaron a completar una temporada, como Lerma (49-50), Gerardo Moya (57-58), Carvallal (59-60), Jiménez Piñero (71-72), Nombela (93- 94) y. Francisco José Gutiérrez (00-01). Tino Cabrera terminó la 10-11 y empezó la 11-12, pero, completas, ninguna de ellas; en la segunda le sustituyó José Luis Montes, que sólo estuvo a partir de la jornada 21. En el primer año de vida hubo tres entrenadores, Paco González, Bertholet y Valcárcel. A destacar también que aparte la temporada completa que dirigió al equipo, Evaristo tuvo que hacer de apafuegos en otras tres consecutivas, en la 57-58, en la 58-59 y en la 59-60.

Puértolas
Máximo goleador junto con Picazo (66 goles)

Pancorbo
Tercer máximo goleador
(64 goles)

Goleadores

En este siempre interesante capítulo de los goleadores, hay dos nombres que sobresalen por derecho propio: Pancorbo y Puértolas, que saldaron su paso por la Balompédica con 64 y 66 goles respectivamente. Pancorbo metió todos sus goles en las dos temporadas (91-92 y 92-93) que estuvo en el equipo y Puértolas en las dos (70-71 y 71-72) en que fue máximo goleador, con 31 y 25 tantos respectivamente y 10 más en la siguiente que jugó incompleta. Ellos son, indiscutiblemente, los dos mejores artilleros que han militado en el Conquense, juntos con otro ilustre goleador de los tiempos heroicos, Picazo, que en las cuatro primeras temporadas de existencia de la Balompédica marcó un total de 66 goles, los 50 que marcó en las dos temporadas que fue máximo goleador, más los 6 de la primera temporada, la 46-47, y los 10 de la tercera, la 48-49. En su caso puede que marcara algún tanto más, de esos que se desconoce su autoría.
Soto, en las temporadas 59-60 y 60-61 también fue un excelente goleador e igualmente son dignos de ser destacados, Juanín , Serena y Míchel, los únicos que aparte los citados anteriormente fueron capaces de superar la barrera de los 20 goles, siendo José Luis el que más se acercó a esa cifra, pues en la campaña 06-07 se quedó en 19 dianas. Castillejo no llegó a los 20 goles en ninguna de las dos temporadas que estuvo en el Conquense (03-04 y 04-05) pero en ambas alcanzó los 16 tantos, que también es una cifra estimable.

En el polo contrario hay que contar que hubo algunos máximos goleadores de algunas temporadas, que lo fueron con una cantidad paupérrima, que ni siquiera llegó a los 10 aciertos, tales fueron los casos de Peloto (5 goles), Herraiz (6), Javi Sanz (7 y 8), Rojo (8), Soriano (8), Bertholet (9), Rafa y Angelín (9), Juanín y Pepe (9) y Mikel Rico (9). En algunos casos sus cifras están justificadas, pues Peloto y Bertholet puede que metieran algún gol más, Rojo era defensa y Herraiz y Mikel Rico no eran goleadores precisamente; su misión era más bien otra.
Esta es solo un pequeño resumen de la Historia de nuestro Club, que continúa gestando con modestia, sí, pero también con legítimo orgullo, erigiéndose en un mundo tan mediático como el del fútbol en un dignísimo representante de la Marca Cuenca.